Presentador:

Muy buenas tardes, muchas gracias, el Doctor Hassan Rahimpur Azqadi, como dijo nuestro compañero, está brindando una serie de conferencias, en una gira en América Latina y esta es la novena conferencia que da aquí en Venezuela. El tema que habíamos preparado para esta tarde está relacionado también con los derechos de la mujer. El tema está relacionado con los derechos de los semejantes, y especialmente la relación de los musulmanes con los no musulmanes, así que esperemos poder de este tema en esta tarde. Le damos la palabra al doctor Hassan Rahimpur Azqadi.

Dr. Rahimpur Azqadi

Luego de los saludos: es para mí un gran placer estar en este lugar.

Uno de los objetivos primordiales de este encuentro nuestro y de nuestra venida a América Latina tiene que ver un poco para poder aclarar una serie de dudas y confusiones, especialmente, que en los medios de comunicación, algunos de ellos occidentales, a través de unas acusaciones que constantemente se hacen en contra del Islam y básicamente lo que tiene que ver con la violencia.

Acusación falsa de los grandes medios al Islam de promover la violencia

Acusan al Islam de ser la religión del terrorismo o de la violencia, o de la religión del Jihad o de la lucha, creyendo y haciendo creer a la gente que Jihad tiene que ver con imposición de una fe. Uno de los temas que generalmente se toca es que el musulmán no respeta al no musulmán porque no cree en los derechos de los demás. Bueno, esos son algunos temas que, a nivel comunicacional, se manejan en contra del Islam, así que nuestra intención es poder aclarar este tipo de temas.

En esta época somos testigos que es una de las épocas en donde mayor cantidad de veces se habla acerca de la paz. Y al mismo tiempo, es una de las épocas en donde quizás, muy pocas veces hemos sido testigos de tanta violencia y tanta guerra, al mismo tiempo, por un lado en los diálogos de los foros internacionales, de algunas instituciones, se habla en demasía del concepto de paz, y por otro lado, esas mismas personas que proponen diálogos de paz, están imponiendo guerras en muchos lugares del mundo. Especialmente dirigidos por un único polo representado por el capitalismo occidental y, a la cabeza, los Estados Unidos de Norteamérica.

Especialmente con ustedes mismos, con vuestra tierra, con vuestro continente, el continente americano, básicamente América Latina, ha sido su pueblo víctima de muchas invasiones de superpotencias, ha sido víctima del imperialismo europeo. Los antepasados de ustedes, muchos de raza negra, han sido traídos de África, han sido esclavizados, han sido motivo de injusticia y opresión; muchos de los indígenas de América Latina han sido también invadidos, invadida su tierra, oprimidos, usurpado sus derechos, han sido matados millones de ellos. Ha sido cambiado su idioma, el idioma original de vuestros antepasados, ha sido cambiada su religión y sus creencias, han sido robadas sus riquezas, sus fuentes, sus recursos, su oro; y encima con eslóganes pacifistas, o sea una gran falta de respeto después de una gran matanza e invasión vienen con eslóganes pacifistas, quieren convencernos que son los portadores de la bandera de la paz. Entonces esa gran invasión que continúa hasta nuestros días después de 400, 500 años de violencia, del mismo modo en Medio Oriente, en los dos últimos siglos, hemos sido testigos de esas mismas invasiones, de esa misma violencia.

Muchos de los ideólogos del capitalismo, especialmente los que han trabajado en materia de humanidades, son reales teóricos de guerra. Ustedes saben que algunos filósofos de la historia, algunos creadores de cultura y civilización han presentado un proyecto con respecto a la paz, en donde dicen que el principio del desarrollo de la historia es la guerra y que, en realidad, la paz no es más que un punto intermedio entre guerra y guerra, una etapa de descanso entre guerra y guerra y han considerado a la paz, simplemente como una herramienta comunicacional y publicitaria para engañar a los simples de entre los pueblos, para convencerlos, muchas veces, de que tienen algo de humanidad, para cambiar, muchas veces, las ideas de los pensamientos de las personas, y, para muchas veces, frenar las resistencias populares. Entonces la paz no ha sido más que una herramienta en las manos de ellos para lograr este tipo de objetivos.

Ustedes saben que este tipo de pensamiento, a nivel filosófico y antropológico, es el pensamiento de la corriente materialista. Ellos creen que, en realidad la ética y los principios no tienen ningún tipo de argumentación racional ni ningún tipo de bases divinas. Ellos creen que la moral ha sido un invento del hombre. Creen que los derechos humanos no son más que resultado de las tendencias naturales del ser humano, de los deseos y los intereses del ser humano. La ética no es ni divina espiritual ni tampoco racional. En su sistema de pensamiento lo único que vale es el placer, los placeres del ser humano. Creen que el ser humano debe definirse como un animal salvaje que debe estar constantemente respondiendo a sus instintos para lograr dichos placeres y deseos. Lo único que entienden como moral es una serie de convenciones sociales que muchas veces las establecen para no tener problemas. Entonces una visión del ser humano con este tipo de referentes, es obvio que el resultado va a provocar guerras, es obvio que aquellos que creen que los poderosos y los ricos tienen que lograr sus objetivos sea por el camino que sea, es obvio que muchas veces ese camino es la guerra, y ese camino es la paz, lo hacen a través de la paz.

El Islam y la paz

El Islam, a pesar de que en muchos puntos tiene una visión diferente de la Iglesia, está totalmente conforme con las enseñanzas de Jesús. Islam significa paz, Islam también viene de la misma raíz que viene “salam” y “salam” es en árabe, paz. El saludo de los musulmanes se “Salam Aleykum” que significa “la paz sea con ustedes”, “estén en paz”. El objetivo del Islam siempre ha sido la paz porque esa es la verdadera senda del ser humano. La esencia del Islam propone la paz. El mensaje esencial del Islam propone la paz. El objetivo es una convivencia pacífica, el objetivo del Islam es poder brindar un servicio a la comunidad, es poder perfeccionar al ser humano, es poder guiar al hombre hacia Dios. El objetivo del Islam son los derechos de los hombres, el objetivo del Islam es la moral, sin ningún tipo de distinción entre pueblos, geografías, culturas o civilizaciones, sin ningún tipo de supremacías de unos con otros. No existe un objetivo en el Islam de poder apoderarnos de una tierra; no tenemos el objetivo de juntar riqueza o poder, por la riqueza o por el poder; no hay objetivos de transgresión a los demás. No existe un Islam imperialista, el Islam no es imperialista.

Yihad es esfuerzo y lucha por perfeccionarse

El Jihad o la lucha es, en realidad, antiimperialista, el Jihad propone una lucha para acabar con la violencia de los imperios. El Islam vino para establecer la salvación del ser humano y la igualdad para los hombres, entonces es obvio que un mensaje que busca la igualdad y la salvación del ser humano, no puede hacerlo a través de la violencia.

El Corán en muchas partes invita a la gente a que aporten sus argumentos a favor de sus creencias, si se oponen al Corán, desafía a los hombres al diálogo y discusión: “denme vuestras pruebas, vuestra argumentación”. Entonces siempre que el Corán pide una prueba es porque cree que no se puede imponer una fe, sino que es un libro de lógica, que invita a la gente a un diálogo lógico, es por eso que establece la prueba y la lógica como referente del diálogo. El profeta dice que “ciertamente he sido enviado para perfeccionar las virtudes del carácter, del buen carácter. El Jihad no es la imposición de una fe. El Jihad no es el poder apoderarnos de una tierra o un territorio. El Jihad significa el esfuerzo en pro de divulgar la verdad, la espiritualidad y la ética. No significa transformar el libre en esclavo. El Jihad mayor, según la definición que hace el profeta, es el Jihad de uno mismo con su propia debilidad, con sus propios instintos, con sus propios deseos, para poder lograr un estado de perfección. El verdadero Jihad es el Jihad del creyente en contra de su bajo ego.

El verdadero concepto de Jihad es un concepto que está relacionado netamente con los valores morales. El verdadero Jihad, el verdadero esfuerzo y la verdadera lucha del hombre es luchar en contra de su propia traición. El verdadero Jihad es el Jihad de la educación del ser humano es el Jihad de la moral y de la ética. Este nos enseña el altruismo, el perdón, la justicia y el amor. El Jihad tiene varias dimensiones, hay un Jihad financiero, que es el esfuerzo del ser humano en pro de erradicar la pobreza, de brindar de su dinero para los más necesitados y los más desposeídos. Hay un Jihad económico, que es establecer una justicia social, donde todas las partes y los miembros de la sociedad puedan desarrollarse equilibradamente en materia económica. Hay un Jihad familiar donde se lucha en pro de la creación de un ámbito y un ambiente para el desarrollo de los miembros de la familia en un ambiente de convivencia pacífica, de amor, de comprensión mutua, el desarrollo del equilibrio y la veracidad. Hay un Jihad científico que es el esfuerzo del hombre en contra de la ignorancia, luchar para que los pueblos no vivan en la ignorancia. Un Jihad, un esfuerzo y una lucha científica en pro del conocimiento. Hay un Jihad y un esfuerzo político para lograr la independencia de aquellos invasores, de aquellos colonizadores, de aquellos que tratan de invadirnos. Y hay un Jihad militar armado que es en contra de aquellos que directamente nos atacan, aquellos ejércitos militares a través de la fuerza, la violencia entran en una tierra extranjera y quieren apoderarse de ella. Pero, desgraciadamente, en los medios de comunicación en vez de comprender y analizar el Jihad de esta forma, simplemente dicen que los musulmanes son terroristas, son violentos y aman la guerra.

Pregunta del público

– ¿El Jihad es un sistema ideológico como el socialismo?

Respuesta:

– Ese es uno de los conceptos del Islam, no es todo el Islam. El Jihad es simplemente uno de los principios del Islam. Nosotros tenemos muchos principios, por ejemplo el principio de vedar el mal y encomendar el bien. En una misma sociedad, todos tienen derecho a criticar las malas acciones de otros miembros de la sociedad, todos tienen derecho a preguntar y a aconsejar acerca de las acciones de los demás. Hay muchos otros principios, como el principio de la limosna, en donde uno tiene que dar después que uno logra saciar sus mínimas necesidades; aquello que sobra, brindarlo a los pobres y necesitados; y así sucesivamente se puede hablar de muchos principios.

Vemos como, desgraciadamente, se ataca mucho mediáticamente, diciendo que es una religión de terrorismo, que son violentos y que aman la guerra, mientras que, ustedes fíjense, el presidente Bush, antes de atacar Irak dijo básicamente: “El mundo se divide en dos partes, o están con nosotros o están en contra de nosotros, es decir: o hacen la paz con nosotros o están en guerra con nosotros.” Dividió al mundo en la paz americana o la guerra contra América. Esa es la forma en que, de alguna manera, entienden ellos el universo. Nosotros no dividimos el mundo en dos, nosotros tenemos un mundo del Islam, una tierra del Islam, que son los musulmanes. Una tierra de los enemigos, que esos sí son los que invaden las tierras islámicas y hacen la guerra en contra del Islam y de ellos somos enemigos y luchamos contra ellos. Y un mundo de diálogo y un mundo de convivencia pacífica con los no musulmanes, que es la tercera gran dimensión del Islam, que es la relación que tenemos nosotros con todos los pueblos, por ejemplo con América Latina en este caso. Entonces, de alguna manera, nuestra visión es una visión más humana, en donde el punto fundamental es el amor para todos, la amistad con todos. Y es por eso que siempre que hubo una guerra en el Islam, fue en realidad una imposición para el Islam.

La paz, el mensaje principal del Islam

Nosotros tenemos en el Corán que uno de los nombres de Dios es “la Paz”, “salam”. Dios en el Corán dice “No hay más Dios que Dios”, Él es Señor, el Santificado, el Sagrado y es la Paz, a Dios lo llamamos Paz. En otra narración dice: “Dios invita hacia un mundo de paz, hacia una tierra del paz.” En otras dice Dios guía a los hombres, y aquél que sigue la conformidad de Dios, Dios le otorga paz. Entonces ése es el mensaje principal del Islam, frente a ese mensaje, por ejemplo, la Iglesia crea el concepto de Guerras Cruzadas, esa misma Iglesia que, después del siglo XV, comienza a invadir América Latina, a imponer su fe y a matar a los originarios de este continente, durante dos siglos también hacen lo mismo con nuestra gente en Medio Oriente y crean el concepto de Guerra Cruzada. Una cruz sagrada, santificada, pero con violencia y guerra en contra de los musulmanes. En el Islam no existe una guerra de religiones, cualquier guerra que haya propuesto el Islam en el mundo islámico, nunca ha sido con los cristianos por ser cristianos, con los judíos por ser judíos; simplemente han sido porque han transgredido nuestros derechos, han usurpado nuestros derechos o han invadido nuestras tierras.

Relación con los judíos y cristianos en el Corán

El Corán cuando habla de las relaciones entre judíos y cristianos dice “Los judíos cuando hablan de los cristianos dicen ‘los cristianos no tienen la verdad’; cuando los cristianos hablan de los judíos, dicen ‘los judíos no tienen la verdad’ y hay un tercer grupo que dice: ‘ni los judíos tienen la verdad, ni los cristianos tienen la verdad.’” Pero cuando Dios les habla a los musulmanes acerca de cómo debemos nosotros tratar a grupos como los judíos y los cristianos dice ‘en caso de que existan diferencias, esas diferencias, Dios podrá decidir el Día del Juicio Final sobre aquello en lo cual tenían diferencias.’ Nosotros creemos que la fe no puede ser impuesta, porque la creencia no es más que un estado del corazón, es un estado interno del ser humano que es una manifestación de su propia decisión y de su propia voluntad y libertad. Creemos que la fe puede ser propuesta a un ser humano a través del diálogo, de la moral y de la argumentación lógica. Dios dice en el Corán ‘si hubiera querido, hubiera hecho a todos los hombres creyentes’, pero Dios dio la libertad para que cada uno elija. Dijo: ‘No puedes imponerle la fe a la gente para que crean’. Dice en otro lugar: ‘La verdad pertenece a tu Señor, a vuestro Señor, quien quiera, que crea en ella y quien no quiera, que no crea en ella. Es decir que existe libertad en materia de aceptación de la fe.

En otra aleya del Corán dice ‘Ustedes son, para nosotros, hermanos, compañeros, dice Dios: ¡Oh, gente del Libro! (O sea los cristianos o los judíos) Vengan con nosotros y pongamos un punto en común para comenzar nuestra hermandad y nuestro diálogo.’ Ese punto en común es que no adoremos más que a un solo Dios, que no establezcamos para Dios un socio, y que no nos hagamos dioses entre nosotros, no nos tomemos entre nosotros como dioses, como señores, que nadie tenga poder sobre otros, que nadie tenga subordinación sobre otros. Seamos libres, seamos hermanos. Y si no aceptan, cada uno con su religión y Dios juzgará a todos en el Día del Juicio. Ése es el diálogo que hay que tener, y si no aceptan, sean testigos que somos creyentes en Dios. Estamos sometidos a Dios. Nosotros con respecto a la persona de Jesús, creemos que Jesús es como un hermano para nuestro profeta porque fue un gran enviado de Dios, no creemos que es Dios ni el hijo de Dios, simplemente creemos que es, al igual que los demás profetas, un enviado y un mensajero de Dios.

Dios. Allah es el nombre árabe de Dios. Es el mismo Dios, el único Dios. Allah es el nombre árabe de Dios, como en inglés es “God”, es lo mismo. Y Muhammad, es igual que Noé, Abraham, Moisés y Jesús, que son enviados de Dios.

Del mismo modo, el Corán dice que ninguna raza es superior a otra raza. No existe supremacía o superioridad entre sexo y sexo. Es decir que el hombre no es superior a la mujer y la mujer no es superior al hombre. El Corán dice que no existe un pueblo o una raza superior. El Corán dice: “¡Oh, humanos! ¡Oh, gente!” a todos los hombres, “los hemos creado de un hombre y una mujer y los creamos entre tribus y razas distintas, no para que falten el respeto entre sí o hagan una lucha y una guerra entre sí, si no para que se conozcan mutuamente y puedan desarrollarse mutuamente y familiarizarse mutuamente. El hombre superior entre ustedes es aquél que tiene más piedad y temor a Dios, el más cercano a la espiritualidad, al temor a Dios. Ésa es la lógica de los musulmanes. Esta lógica no puede continuar a través de las guerras en contra de los demás. El Islam no permite que se invadan las tierras para apoderarnos de las propiedades de otros, de los territorios de otros, de sus riquezas, o de imponer alguna idea, ése no es ideal islámico, ése es un ideal americano y sionista. El Corán dice que toda la humanidad no es más que una misma familia y todos provienen de Adán y Eva; y por eso el Corán cuando le habla al ser humano dice “¡Oh, hijos de Adán!”, o sea ustedes, nosotros, cualquiera. “¡Oh, hombre!”, es decir todos los hombres y mujeres, con cualquier tipo de color, lengua o raza.

El Corán nos enseña que cuando entramos en diálogo con los no musulmanes tenemos que ser agradables, debemos hablar con ellos con respeto. No faltarle el respeto, no transgredir sus bienes, sus propiedades, sus pertenencias. No debatan, dice el Corán, con la gente del Libro, más que con la mejor forma, con el mejor carácter. A no ser contra los que los oprimen, son injustos en contra de ustedes, aquellos que transgreden vuestros derechos y que usurpan vuestros derechos. Díganles que nosotros hemos creído y hemos tenido fe en aquello que fue descendido para ustedes, los cristianos y los judíos, y lo que fue descendido para nosotros. Creemos en vuestro Dios, que es también nuestro Dios, y somos todos ante Dios sometidos.

El Sagrado Corán dice que debemos tener un buen trato, no sólo con la gente que son creyentes como los cristianos y los judíos, sino hasta con los incrédulos. Dice el Corán, no les falten el respeto. Nosotros no creemos en los ídolos, pero a nosotros nos enseñan que aunque alguien adore a un ídolo no hay que faltarle el respeto ni a esa persona ni a su ídolo. Nuestro libro sagrado dice que no insulten a los dioses de ellos, no insulten a aquellos ídolos porque si no, insultarán a vuestro Dios. Si ustedes están en el medio de una guerra, en el medio de una batalla y el ejército opositor les pide la paz, acepten la paz, estén buscando constantemente la paz, aunque estén el medio de la batalla luchando, en el primer momento que el enemigo les dice “Deseamos la paz”, tienen que aceptarla, no pueden continuar la guerra . Nosotros no estamos en pro del exterminio o de acabar ninguna religión, ésa es una gran acusación que nos hacen, de que los musulmanes quieren acabar con los judíos, quieren acabar con los cristianos. Nosotros decimos que el sionismo y el régimen israelí tienen que acabarse, no los judíos.

Con respecto de aquellos que no le hacen la guerra, dice el Corán, no tienen derecho a hacerle la guerra, no tienen el derecho de luchar contra ellos, que son pacifistas y no desean la guerra, y no sólo dice no hagan la guerra, sino dice hagan el bien con ellos, sean justos con ellos.

Yo voy a dar de leer algunos textos de las narraciones del profeta y después voy a responder a las preguntas.

Algunas narraciones proféticas

A la primera ciudad que entró el profeta, después del triunfo del Islam, fue a Medina, no entró por la fuerza, sino que entró por invitación del pueblo de Medina. En esa ciudad existían judíos y cristianos, y el profeta desde el comienzo manifestó que tanto los judíos como los cristianos eran ciudadanos del territorio islámico, que debía ser respetados sus derechos y no podían transgredir ninguno de sus derechos. Debían ser respetados sus creencias y tenían derecho a participar de sus actos de devoción, en la iglesia o en las sinagogas, sin poder trasgredir sus derechos.

El profeta decía a los musulmanes ‘Ustedes no tienen derecho a perjudicar a los judíos o los cristianos, y aquél que dañe a un judío o cristiano, yo soy su enemigo y aquel que dañe o no respete a los judíos o a los cristianos, el Día del Juicio Final, yo seré uno de los peores enemigos de él. Entonces no da permiso que perjudiquen a la gente del Libro.

Decía “Aquél que daña a un judío o a un cristiano que es ciudadano del mundo islámico, me está dañando a mí. Aquél que perjudica a algún ciudadano no musulmán que vive en territorio del Islam, yo soy su enemigo, y seré su enemigo el Día del Juicio Final”.

En una narración, el profeta dijo ‘Si alguien acusa sin pruebas a una mujer cristiana o judía de fornicación o de adulterio o cualquier acusación sexual, esa persona será castigada con látigos de fuego el Día del Juicio Final.”

Dice en otra narración ‘Den limosna a los no musulmanes. No se preocupen únicamente por los necesitados musulmanes, también den limosnas para los cristianos y los judíos’

Hace 1400 años fue eso, en el primer gobierno islámico. El Imam Ali, hace 1400 años, también en su gobierno, aconsejaba a los gobernantes diciendo: ‘Tengan amor por su pueblo, no sólo aparentar el amor, sino tener un verdadero de amor. Amadlo como a vuestros hijos, como a vuestros hermanos, haced favores al pueblo. Estar al servicio de la comunidad. No sean como un lobo salvaje, violentos en contra del pueblo, porque ciertamente los hombres son de dos tipos, son hermanos en la religión o son hermanos en la humanidad. Son hombres igual que nosotros. Estas son las cuestiones que aconsejaban hace 1400 años.

Pregunta

-¿Qué significa el velo?

Respuesta

El velo es que hombres y mujeres no anden desnudos y no tengan encuentros sin vestimenta. La vestimenta no es nada más para cuidar el cuerpo del frío o del calor. Es también para proteger la honra del ser humano. Yo hago una pregunta, cuando alguien ve a una mujer desnuda o semidesnuda, ¿eso le incita sexualmente o no?, ¿tiene un efecto en el movimiento del instinto sexual o no? A ver, hago la pregunta nuevamente, si uno ve a una mujer desnuda o semidesnuda, eso ¿afecta a la incitación sexual? ¿Incita sexualmente? Bueno, ahora la segunda pregunta, si yo, después de ver a la mujer desnuda, yo no, cualquiera de ustedes (risas), se incita, esa incitación, obviamente querrá ser saciada. Entonces ¿qué hacen? ¿Lo sacia con esa mujer por el simple hecho de verla o no, lo reprimen?

-Público: Lo reprime

– Público: Puede llegar hasta la masturbación, es un demonio que se desorbita desde dentro del ser humano como hombre. Tenemos que compartirlo.

Dr. : Bueno, una de las formas es saciándolo como dijo el señor, a través de la masturbación, que, obviamente, a nivel psicológico y a nivel médico, está comprobado que tiene demasiados perjuicios, en todo sentido para el ser humano.

La segunda posibilidad es que uno pueda auto controlarse, pero, obviamente, en una sociedad en donde casi la gran mayoría de las mujeres están desnudas, semidesnudas o muy llamativas y atractivas, uno para autocontrolarse debería estar con la cabeza hacia abajo y no mirar nada, y hay peligro que se golpee la cabeza con algún fierro.

Pregunta

– Público: ¿El sexo es pecado?

Respuesta:

-Si se descontrola, si le entra en sí la lujuria, el desorden, la mentira, ahí es pecado, podemos llamar a eso pecado, pero si en ti no entra la lujuria no podemos llamarlo pecado, sino que es una creación de Dios, la gloria sea para Él.

-Hay bastante movimiento, parece que el tema es un tema interesante. No es un tema tabú en el Islam. Tenemos que ver qué es un tabú, que hay una realidad ahí detrás de ello.

Bueno, entonces es muy claro, ante la vista de una mujer desnuda o semidesnuda, hay una incitación sexual. Y cuando hay una incitación sexual, el instinto del hombre, de alguna manera, se despierta, al despertarse hay que tratar de saciarlo. O se sacia a través de formas perjudiciales, antinatura, ilegítimas o no permitidas como el tema de la masturbación; o se sacia con esa misma mujer que está mostrando su cuerpo. Y obviamente eso traería un caos sexual y un anarquismo sexual, una anarquía sexual, en el sentido que no podría cada uno que ve una mujer y le gusta, tener relación con esa mujer. Entonces eso es obvio que tendría un gran perjuicio a nivel social. Debilitaría la institución de la familia, porque en vez de ir por un camino legal que es el matrimonio, al estar todas las mujeres del mismo modo, no vamos a estar casándonos con todas las mujeres, porque traería la destrucción o el debilitamiento de la institución familiar.

El segundo punto es que, ese tipo de sociedad, en el que la mujer se viste de esa manera, está formando constantemente una competitividad de belleza en donde la mujer ya pasa a tener el valor, únicamente, por su estética y su belleza externa, y no por otro tipo de valor interno, entonces eso crea una competencia entre las mujeres a ver quién es más linda, de tal modo que se termina convirtiendo en el tema del concurso ¿cómo se llama?

– Miss Universo

– El de Miss Universo. Y con respecto a los hombres, empieza el tema de la comparación. Cuando un hombre ve una mujer bella, o ve su cuerpo o ve su belleza, empieza a comparar: mi mujer es más linda o ella es más linda, y empieza un tema interno, de discusión interna, a nivel masculino.

Entonces cuando el valor de la mujer pasa a ser su cuerpo, indirectamente, el único valor a nivel relación, pasa a ser el valor sexual de la mujer. Es decir que el hombre al estar en un contacto directo a nivel visual con el cuerpo de la mujer, lo primero que se le aparece es su sexualidad y su sensualidad, su belleza y su estética; y no su verdadero ser, su espíritu o cualquier otro tipo de valor interno. Entonces estaríamos limitando o supeditando la relación del hombre con la mujer a lo corporal y lo sexual. Eso por un lado. Por otro lado, la vestimenta islámica lo que está diciendo justamente es ‘Tú no mires mi cuerpo, mi sexo, mira mi ser. Si quieres relacionarte conmigo, si quieres hablarme, si quieres conocerme, hazlo a través de mi espíritu, de mi mente, de mi razón y no de mi cuerpo. Entonces el hijab, la vestimenta islámica, el velo, lo que está dando es una valorización a la personalidad de la mujer y no a su estética, su belleza que vale para la intimidad y fortalecimiento del matrimonio y la familia.

Otro tema que es un perjuicio, sobre todo para los casados, es que cuando el hombre está constantemente en contacto con la belleza femenina es como que sacia ya esa cuestión de sentir placer al mirar a una mujer, y cuando regresa a su casa, la pobre esposa tiene que estar haciendo mil cuestiones para poder atraer la atención del hombre y eso tiene muchos perjuicios a nivel familiar.

No quedó más tiempo, si Dios quiere, si se contactan con los hermanos del Centro Cultural Iraní Latinoamericano, podemos responder en otro momento, porque el doctor tiene otra conferencia.

-Gracias.